Violencia con armas de fuego: ¿Tiene alguna relación con el clima?

por | 9, Ene, 2023 | Medicina Interna

9 minutos de lectura

27 vistas

Un grupo de investigadores de la Universidad de Washington y de Boston, en los Estados Unidos, analizó la relación de la temperatura ambiente, con la incidencia de eventos de violencia con armas de fuego. Los resultados de su investigación fueron publicados en JAMA (1). Los revisamos en INFOMED.

PUNTOS CLAVE

  • El clima repercute en el estado de ánimo y en las conductas de las personas.

  • Existe una asociación entre el clima y la violencia por armas de fuego. Esta última constituye una verdadera epidemia en los Estados Unidos.

  • Un grupo de investigadores analizó la relación entre la temperatura ambiente y la incidencia de eventos de violencia con armas de fuego, en los 100 estados de Estados Unidos con mayor tenencia de armas.

  • Hubo casi 8.000 tiroteos los días más cálidos, incluso en estaciones distintas al verano, pero en días con temperatura por sobre la media esperada: la violencia con armas de fuego fue un 17% más frecuente en estos días.

  • Se espera que el cambio climático, poco a poco, pueda llegar a influir sobre la incidencia de hechos de violencia entre las personas.

  • Estos hallazgos destacan la importancia de desarrollar estrategias de adaptación al calor, como por ejemplo procurar más espacios verdes, que ayudan a «enfriar» las ciudades, entre otras medidas.

¿Cuánto peso tiene la violencia con armas de fuego en la salud pública de los Estados Unidos?

La violencia con armas de fuego representa una crisis para la salud pública en los Estados Unidos. En mayores de 12 años, hay 6.8 homicidios cada 100.000 personas.

Las armas de fuego son la principal causa de muerte en niños y adolescentes.

Los homicidios con armas de fuego son el doble de frecuentes en las ciudades, comparado con las zonas rurales.

Por cada persona que muere en un asalto con armas, 2.4 individuos sobreviven con lesiones que requieren cuidados en el departamento de emergencias, y que enfrentan un desafío emocional, físico y económico.

La principal causa que precipita las lesiones por armas de fuego son las disputas entre personas (41% de los casos).

Es fundamental entender los factores que pueden influenciar estos resultados. Para tratar de aclarar estas dudas, un grupo de investigadores de Estados Unidos analizó la relación entre las condiciones climáticas y las tasas de tiroteos con armas de fuego.

En efecto, el clima podría ser uno de los factores determinantes de estas conductas.

Los efectos del clima en las conductas de las personas

Las mayores temperaturas generan un aumento de las hormonas de estrés en el sistema nervioso. Esto podría incrementar el potencial individual para la violencia (teoría de la «agresión por temperatura»).

Las mayores temperaturas también hacen que las personas estén más tiempo afuera de su casa, lo que aumenta los contactos sociales, y con esto la posibilidad de tener conflictos interpersonales (teoría de las «actividades de rutina«).

Estos fenómenos podrían tener una estacionalidad (mayor incidencia en los meses más cálidos), así producirse en los días más cálidos dentro de una estación. Lo primero, la estacionalidad, está bien establecido. En cambio, lo segundo, si los hechos de violencia con armas de fuego son más frecuentes los días más cálidos dentro de una estación, podrían estar más relacionados con la temperatura en sí misma, más que a los cambios en las rutinas de las personas.

Estudios en el pasado mostraron como las altas temperaturas se asocian a una mayor violencia con armas de fuego:

  • Un estudio del año 2020 probó que los tiroteos en Chicago, son más frecuentes los días cálidos. Lo mismo se probó en Baltimore.
  • En otro estudio llevado adelante en Chicago mostraron que el día de la semana, la temperatura y la lluvia se asociaron con una mayor incidencia de violencia con armas de fuego y crímenes. Analizaron 17.655 heridos con armas de fuego, durante 10 años (1999 y 2009). La lluvia disminuyó el riesgo de sufrir una lesión por armas de fuego, en un 9.8%, así como un crimen, en un 7%. Las lesiones por armas de fuego fueron más frecuentes los viernes (+33%) y los sábados (18%). La nieve no se asoció con una mayor incidencia de lesiones por armas de fuego.

El nuevo estudio

Llevaron adelante un estudio de corte transversal en las 100 ciudades con mayor incidencia de tiroteos con armas de fuego en los Estados Unidos.

Analizaron si una mayor temperatura ambiente (es decir, valores por sobre el promedio) se asociaba con una mayor incidencia de violencia por armas, desde el 2015 al 2020.

La exposición fue la temperatura máxima diaria, por ciudad, y el resultado medido fue el número de asaltos con armas de fuego, por ciudad.

Los resultados: ¿Qué encontraron en este estudio?

En total se registraron 116.551 tiroteos en 6 años, en las 100 ciudades incluidas en el estudio.

Se estima que el 6.85% de todos los tiroteos fueron en los días más calurosos, en relación con la temperatura media de la ciudad analizada. Esto representa, 7979 tiroteos en total (el número total de personas lesionadas igual es mayor en estos).

El riesgo de sufrir incidentes con armas de fuego aumentó casi directamente cuando subió la temperatura, en un 17%, en comparación con los días con temperatura media.

Este incremento no solo depende de que la estación sea verano, ya que lo mismo sucede en otras estaciones, al analizar los días más y menos calurosos. Incluso temperaturas moderadamente altas se asociaron con mayor cantidad de hechos de violencia con armas de fuego.

Se vio también que los efectos de la temperatura fueron distintos según la ciudad: en Seattle (clima oceánico, con alta humedad, frío), con 29 grados centígrados, el riesgo aumentó un 39%, versus las Vegas (ubicada en el desierto de Mojave), que, con 40 grados centígrados, el riesgo aumentó un 13%.

En promedio, la mayor incidencia de hechos de violencia con armas de fuego se vio con temperaturas entre 29 y 32 grados.

Las conclusiones: ¿Qué nos deja este estudio?

En este análisis de 100 ciudades en 6 años, casi 8000 tiroteos se asociaron a días con una temperatura mayor al promedio diario. Muchos eventos fueron atribuidos a días de calor moderado, más que a días de calor extremo, comparado con los días previos y siguientes.

Los hechos de violencia con armas de fuego fueron más frecuentes en verano, pero también se vieron en días que no eran de verano, pero que tenían una temperatura mayor que la promedio para la época del año analizada.

Se espera que el cambio climático, poco a poco, pueda llegar a influir sobre la incidencia de los hechos de violencia entre las personas.

Estos hallazgos destacan la importancia de desarrollar estrategias de adaptación al calor, cómo por ejemplo procurar tener en las ciudades más espacios verdes, que contribuyen a su «enfriamiento».

Un factor a tener en cuenta es que las comunidades de color, principalmente negros e indígenas en los Estados Unidos, tienen una exposición desproporcionada a los efectos del calor, con más trabajos físicos, en peores condiciones, con menos recursos para mitigar los efectos del clima, históricamente marginados, viviendo en barrios con menos espacios verdes y más asfalto, lo que aumenta la sensación térmica, comparado con otros barrios más favorecidos, son las más asociadas a hechos de violencia con armas de fuego. El clima no explica todo, pero podría explicar parte de esta tendencia.

En resumen

El clima repercute en el estado de ánimo y en las conductas de las personas.

Existe una asociación entre el clima y la violencia por armas de fuego. Esta última constituye una verdadera epidemia en los Estados Unidos.

Un grupo de investigadores analizó la relación entre la temperatura ambiente y la incidencia de eventos de violencia con armas de fuego, en los 100 estados de Estados Unidos con mayor tenencia de armas.

Hubo casi 8000 tiroteos los días más cálidos, incluso en estaciones distintas al verano, pero en días con temperatura por sobre la media esperada: la violencia con armas de fuego fue un 17% más frecuente en estos días.

Se espera que el cambio climático, poco a poco, pueda llegar a influir sobre la incidencia de hechos de violencia entre las personas.

Estos hallazgos destacan la importancia de desarrollar estrategias de adaptación al calor, cómo por ejemplo procurar más espacios verdes, que ayudan a «enfriar» las ciudades, entre otras medidas.

Sobre el autor

Ramiro Heredia

Ramiro Heredia

AUTOR

Médico especialista en Medicina Interna. MN 117882 – Egresado de la Universidad de Buenos Aires. Médico de Planta, División Urgencias – Hospital de Clínicas José de San Martín. Coordinador del módulo Clínico, Curso bienal de Emergentología – SAPUE.

Anuncian este espacio

Notas relacionadas

¿Buscás más contenido?

AUSPICIAN ESTE ESPACIO

Calendario

febrero 2023
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

Pin It on Pinterest

Share This