Brote de Covid 19 en hospital Israelí, con población altamente vacunada

por | 3 Oct, 2021 | Covid 19 | 0 Comentarios

6 minutos de lectura

939 vistas

En un importante Hospital de Israel, un paciente con Covid-19 infectado con la variante Delta del SARS-CoV-2, infectó a 42 personas. Casi todos (39) estaban altamente vacunados con una vacuna Covid-19 muy eficaz (Pfizer-BioNTech). Varias personas se infectaron pese al uso de barbijos. 23 personas tuvieron Covid-19 grave, y algunos murieron.

Estas son algunos de los hechos publicados el 30 de septiembre en Euro Surveillance, a cargo de un grupo de investigadores israelíes del Meir Medical Center, el séptimo hospital más importante de Israel, en Brote nosocomial causado por la variante Delta del SARS-CoV-2 en una población altamente vacunada, Israel, julio 2021.

Israel fue uno de los primeros países del mundo en alcanzar altos niveles de vacunación con la vacuna de Pfizer-BioNTech. De mayo a junio del 2021, gracias a la alta tasa de vacunación, los casos disminuyeron a menos de 2 casos por millón, y se liberaron las restricciones sociales.

A mediados de junio, gracias a la variante Delta (B.1.627.2 y el sublinaje AY), hubo un fuerte aumento de los casos, dada su más alta transmisibilidad, comparada con Alfa (B.1.1.7), la variante que antes dominaba.

El Meir Medical Center tiene 780 camas, muchas en habitaciones de 3-4 pacientes, a 1 metro de distancia, separados por cortinas. En los encuentros entre pacientes y personal de salud, se hizo cumplir el uso de barbijos. En la sala de atención Covid-19, se usó equipo de protección personal completo (EPP) y barbijo N-95.

Un paciente de 70 años, con insuficiencia renal crónica en hemodiálisis, completamente vacunado Covid-19, presentó fiebre y tos a mediados de julio, en el momento de su admisión. Esto fue interpretado como secundario a una bacteriemia asociada a catéter de hemodiálisis, que reagudizó su insuficiencia cardíaca. No se lo consideró un caso sospecha de Covid-19, y se lo colocó en una habitación con otros 3 pacientes.

A los 4 días el caso índice fue diagnosticado de Covid-19 por PCR, con un umbral de ciclo de la PCR de 13.59 (alta carga viral) y fue puesto en aislamiento en sala Covid-19. Los 3 compañeros de cuarto fueron testeados: todos positivos para SARS-CoV-2.

Se investigaron los contactos en la sala que estaba el paciente (pabellón A), en la unidad de diálisis y en el pabellón C: 27 dieron positivo para SARS-COV-2 (16 pacientes, 9 miembros del personal de salud y 2 familiares).

Todos los casos diagnosticados de Covid-19 se derivaron a la sala B, que tenía la mitad de la sala dedicada a atención Covid-19. El caso índice fue trasladado por un camillero, que había recibido 1 dosis de vacuna y que era convaleciente de Covid-19: dió positivo para SARS-COV-2 a los 3 días.

En el pabellón B, se identificaron 19 casos más: 10 empleados, incluído el camillero del traslado, 8 pacientes, y 1 familiar. La tasa de ataque, entre los pacientes expuestos y el personal de salud, fue del 23.7 y 10.6%, respectivamente. La tasa de vacunación de la población expuesta fue del 96.2% (altísima tasa de vacunación).

Se secuenciación 12 muestras: 11 estaban relacionadas con la cepa Delta de SARS-COV-2 del caso índice. De los 42 infectados, 38 estaban completamente vacunados con la vacuna de Pfizer-BioNTech, uno tenía una sola dosis, y 3 no estaban vacunados. La edad media, 55 años. El tiempo medio desde la primera dosis y la infección irruptiva fue de 177 días (casi 6 meses).

Al día del diagnóstico, solo 24 personas tenían síntomas, pero en los días siguientes, 36 se habían vuelto sintomáticos (es decir, mayoría sintomáticos y pre-sintomáticos). Todo el personal de salud (16), con una edad media de 33 años, permaneció asintomático o tuvo Covid-19 leve.

Entre los pacientes (23), con una edad media de 77 años y comorbilidades, 8 tuvieron Covid-19 grave, 6 Covid-19 crítico, y de estos, 5 murieron. Se ve aquí como la población que enfermó más gravemente o que murió, pese a la vacunación Covid-19 completa, eran marcadamente mayores y con comorbilidades. Muchas transmisiones ocurrieron pese al uso de barbijos y EPP con máscara N-95.

Se ve acá como pese a las altas tasas de vacunación Covid-19, con valores de inmunidad colectiva, siguen siendo fundamentales las medidas de prevención para evitar brotes, más con la variante Delta.

La infección se diseminó rápidamente, con casos sintomáticos hasta 2 días después del contacto. La carga viral, en promedio fue alta. Todas las transmisiones entre pacientes y personal de salud fueron con uso de barbijos.

El tiempo transcurrido desde la la vacunación y la infección fue considerable. El intervalo más corto (142 días, 5 meses), con muchos pacientes que evolucionaron a enfermedad grave. Esto apoya la potencial aplicación de una tercera dosis, probablemente a partir del quinto mes desde la segunda dosis, principalmente en la población más añosa, con comorbilidades.

Otra lección es no desestimar los síntomas y la posibilidad de que un paciente tenga Covid-19 al considerar otros diagnósticos alternativos: si el caso índice al ingreso hubiera sido testeado y aislado cuando ya tenía síntomas, este importante hospital de Israel no hubiera tenido material para hacer esta interesante publicación.

AUSPICIAN ESTE ESPACIO

Encontrá más información!

Seguinos en Redes!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Novedades

Pin It on Pinterest

Share This