La vacunación antigripal se asoció con un menor riesgo de accidente cerebrovascular (ACV)

por | 9, May, 2022 | Infectología

6 minutos de lectura

147 vistas

Se publicaron recientemente en la Conferencia Europea de la Organización de Stroke 2022 (European Organization Conference, ESOC) nuevos resultados del ensayo INTERSTROKE.

INTERSTROKE es el mayor estudio internacional realizado hasta la fecha para evaluar los factores de riesgo, tanto los conocidos como los novedosos, para sufrir un ACV. Se llevó adelante en 32 países, desde el 2007 al 2015, e incluyó a casi 27 mil pacientes, en un diseño de casos y controles. Se identificaron 10 factores de riesgo que justifican el 90% de los ACV (1,2).

El 5 de mayo del 2022 se presentaron en la ESOC 2022, en Lyon, Francia, nuevos resultados de este estudio, ahora en relación a la vacuna antigripal y al riesgo de sufrir un ACV. Estos fueron comentados en Medscape (3).

Tener un cuadro febril agudo se asoció con un riesgo aumentado de sufrir un ACV, mientras que recibir la vacunación antigripal se asoció a una reducción del riesgo.

Una enfermedad inflamatoria aguda aumenta el riesgo de eventos cerebrovasculares. Se vió que la estacionalidad de las enfermedades febriles simil-influenza parece estar asociada con la estacionalidad de los eventos cerebrovasculares y cardiovasculares (los ACV y los infartos agudos de miocardio son más frecuentes en invierno).

La vacuna contra la influenza es una medida con evidencia suficiente de su costo-efectividad para prevenir la influenza. Ahora se suma a sus beneficios, también una probable protección contra sufrir un ACV.

El estudio

Usaron un diseño de casos y control: 13.447 pacientes caso (individuos dentro de los 5 días de haber sufrido un ACV), versus 13.447 pacientes control, con edad, antecedentes y factores demográficos y étnicos similares.

A todos los pacientes casos y controles se les preguntó si habían tenido un cuadro febril en las 4 semana previas al ACV, y si habían recibido la vacuna antigripal.

Se usaron distintas técnicas de análisis de datos de estudios científicos (regresión logística condicional), para ajustar los resultados a 13 posibles confundidores, como por ejemplo la hipertensión arterial, la actividad física, ser fumador, y otros factores de riesgo cardiovascular y socioeconómicos.

Los resultados

  • Enfermedad febril previa y ACV:

Tener una enfermedad febril en las 4 semana previas fue más frecuentemente reportado en los individuos que sufrieron un ACV (8.7%, casi 1 de cada 10), que en los pacientes control (5.6%).

Tras ajustar por los posibles confundidores, tener una enfermedad febril en las 4 semanas previa se asoció con un riesgo 18% mayor de sufrir un ACV.

Esta asociación fue mayor cuando se comparó los casos con sujetos control de la comunidad (Razón de Riesgo ajustado, aOR, 2.0), pero no estuvo presente cuando se los comparó con sujetos control en el hospital.

Esta asociación se vió solo en pacientes de Australia China, Norteamérica, y Europa Occidental, pero no de otros países.

  • Vacuna antigripal y riesgo de ACV:

Haber recibido una vacuna antigripal en el año previo se asoció fuertemente con una reducción del riesgo de sufrir un ACV de cualquier tipo en un 47% (aOR, 0.53), y un ACV isquémico en un 43% (aOR, 0.57).

La fuerza de esta asociación se mantuvo al comparar los casos con controles de la comunidad y hospitalizados.

La asociación también fue vista al analizar los datos fuera de la temporada de gripe.

La reducción del riesgo estuvo en todos los países, excepto África y Sur de Asia, dónde la cobertura de la vacuna antigripal es muy baja.

La magnitud de la asociación entre la vacunación antigripal y la disminución del riesgo de ACV, fue mayor en los individuos que recibieron la vacuna varios años seguidos, con una reducción del riesgo del 46% en los que recibieron una vacuna anual durante los 5 años previos, y del 21% en los que recibieron de 1 a 4 vacunas en los 5 años previos.

Las conclusiones

Tener un cuadro febril en las 4 semanas previas se asoció con un riesgo aumentado de sufrir un ACV.

La vacunación antigripal en el año previo redujo el riesgo de tener un ACV a casi la mitad.

El vacunarse contra la gripe anualmente los últimos 5 años tuvo un efecto protector sustancialmente mayor que vacunarse anualmente de 1 a 4 veces en el mismo periodo.

El efecto de la vacuna antigripal parece proteger durante todo el año contra el ACV, incluso por fuera de la temporada de gripe.

El porqué de esta protección

El mecanismo quizás sea la estimulación del sistema inmune, más que la protección contra la influenza. El aumento del riesgo de sufrir un ACV, generado por una enfermedad febril reciente, ya se vió en otros estudios, por ejemplo en asociación a la infección por SARS-CoV-2.

En el Reino Unido se vio una reducción del riesgo de sufrir un ACV de un 20% en los vacunado contra el Covid-19. Como crítica al estudio, se plantea que la población vacunada contra la gripe, quizás esté formada por individuos que cuiden más su salud, y de un medio socioeconómico más cuidado que los que no la recibieron.

No obstante, parece ser que recibir una vacuna contra la influenza y contra el Covid-19 probable no proteja solo contra éstas infecciones, sino también contra eventos cardiovasculares mayores.

Sobre el autor

Ramiro Heredia

Ramiro Heredia

AUTOR

Médico especialista en Medicina Interna. MN 117882 – Egresado de la Universidad de Buenos Aires. Médico de Planta, División Urgencias – Hospital de Clínicas José de San Martín. Coordinador del módulo Clínico, Curso bienal de Emergentología – SAPUE.

Anuncian este espacio

Notas relacionadas

¿Buscás más contenido?

AUSPICIAN ESTE ESPACIO

Calendario

mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Pin It on Pinterest

Share This