Covid-19: ¿Qué protección aporta una infección previa, contra Ómicron BA.4 y BA.5, las variantes dominantes del momento?

por | 30, Oct, 2022 | Variantes

7 minutos de lectura

33 vistas

Revisamos en INFOMED una reciente publicación de The NEJM, en la que un grupo de investigadores de Qatar analiza cuánta protección aporta una infección previa, contra Ómicron BA.4 y BA.5.

PUNTOS CLAVE

  • Un grupo de investigadores de Qatar analiza cuánta protección aporta una infección previa por SARS-CoV-2, contra Ómicron BA.4 y BA.5 (1).

  • Las subvariantes BA.4 y BA.5 de Ómicron han demostrado una gran capacidad para escapar de los anticuerpos neutralizantes.

  • Tomaron los datos clínicos, demográficos y de pruebas de Covid-19 realizadas en los distintos centros de salud de Qatar. Llevaron adelante un diseño de casos y controles.

  • La infección previa se clasificó según si se dio en Qatar antes del 19 de diciembre de 2021, con el inicio de la ola Ómicron (infecciones pre-Ómicron), o después de esa fecha (infecciones post-Ómicron). 

  • Estimaron la efectividad de la infección previa, contra la reinfección por BA.4 o BA.5.

  • La protección de una infección previa por SARS-CoV-2, contra la reinfección por BA.4 o BA.5, fue modesta cuando la infección anterior había sido causada por una variante pre-Ómicron, pero fue fuerte cuando esa infección anterior había sido causada por una subvariante post-Ómicron, incluyendo BA.1 o BA.2.

  • La protección de una infección previa, contra la reinfección con una subvariante BA.4 o BA.5, fue menor que contra la reinfección con una subvariante BA.1 o BA.2, debido a una mayor disminución de la protección del sistema inmune con el paso con el tiempo, y una mayor capacidad de evasión de la respuesta inmunitaria con las subvariantes BA.4 y BA.5.

Las subvariantes BA.4 y BA.5 de Ómicron han demostrado una gran capacidad para escapar de los anticuerpos neutralizantes.

Estas subvariantes generaron un número importante de casos de Covid-19 en Qatar a principios de mayo de 2022, y se convirtieron en las subvariantes dominantes el 8 de junio. Muchos individuos que tuvieron Covid-19 en este período, ya habían tenido una infección previa por SARS-CoV-2.

El nuevo estudio

Un grupo de científicos de la Universidad de Doha, Qatar, estimó la efectividad de la infección previa por SARS-CoV-2, para prevenir la reinfección con las subvariantes BA.4 y BA.5, utilizando un diseño de estudio de casos y controles con prueba negativa.

Tomaron los datos de las pruebas de laboratorio para SARS-CoV-2, de los casos de infección clínica (es decir, sintomática), de la vacunación, además de los detalles demográficos, a partir de las bases de datos nacionales del SARS-CoV-2, que incluyen todos los resultados de las PCR y pruebas rápidas de antígenos, realizadas en los distintos centros de salud de Qatar. 

«Infección previa» se definió como un resultado positivo de una prueba, a más de 90 días de un nuevo resultado positivo de una prueba de Covid-19. Es decir, consideraron reinfección a partir de los 3 meses de una infección previa.

Las personas con resultados negativos se usaron como controles. Para controlar las diferencias en el riesgo de infección por SARS-CoV-2 en Qatar, emparejaron casos y controles por distintas variables, como son sexo, edad, número de condiciones médicas asociadas, etcétera.

Además, la infección previa se clasificó según si se dio en Qatar antes del 19 de diciembre de 2021, con el inicio de la ola Ómicron (infecciones pre-Ómicron), o después de esa fecha (infecciones post-Ómicron). 

En el análisis principal, estimaron la efectividad de la infección previa, contra la reinfección por BA.4 o BA.5, mediante la determinación de la falla del objetivo del gen S (SGTF, S Gen Target Failure) en las pruebas de PCR, entre el 7 de mayo, y el 28 de julio de 2022, una característica distintiva de la variante Ómicron, con el tipo de pruebas usadas en Qatar.

La designación SGTF indica la eliminación de los codones 69 y 70 en el gen S, que es común a las subvariantes BA.1, BA.4 y BA.5 de Ómicron.

Debido a que la incidencia de BA.1 fue insignificante durante el estudio, como lo confirmaron las pruebas de secuenciación, se usó este parámetro como un marcador indirecto para la infección por BA.4 o BA.5. 

La población del estudio fue ampliamente representativa de la población de Qatar. 

Los resultados: ¿qué encontraron en este estudio?

La efectividad de la infección pre-Ómicron, contra la reinfección sintomática por BA.4 o BA.5, fue del 35,5 %. La efectividad contra cualquier reinfección por BA.4 o BA.5, independientemente de la presencia de síntomas, fue del 27,7 %. Esto quiere decir que las infecciones previas a Ómicron, protegen bastante poco.

La efectividad de la infección post-Ómicron, contra la reinfección sintomática de BA.4 o BA.5, fue del 76,2 %. La eficacia contra cualquier reinfección BA.4 o BA.5 fue del 78,0 %. Acá vemos cómo Ómicron, protege contra sus subvariantes, bastante bien.

Un análisis de eficacia, en el que se estratificó según el intervalo de tiempo transcurrido desde la infección anterior, mostró una disminución de la protección con el tiempo.

Los análisis de sensibilidad que se realizaron, después del ajuste por el estado de vacunación, y después del emparejamiento según el número de dosis de vacuna recibidas por los participantes, confirmaron los resultados del análisis principal.

Los análisis, que se clasificaron según el estado de vacunación, también confirmaron los resultados del estudio, pero sugirieron que la efectividad podría ser ligeramente mayor entre las personas vacunadas.

Las conclusiones: ¿qué nos deja este estudio?

La protección de una infección previa por SARS-CoV-2 contra la reinfección por BA.4 o BA.5 fue modesta cuando la infección anterior había sido causada por una variante pre-Ómicron, pero fue fuerte cuando esa infección anterior había sido causada por una subvariante post-Ómicron, incluyendo BA.1 o BA.2. 

La protección de una infección previa contra la reinfección con una subvariante BA.4 o BA.5, fue menor que contra la reinfección con una subvariante BA.1 o BA.2, debido a una mayor disminución de la protección del sistema inmune con el paso con el tiempo, y una mayor capacidad de evasión de la respuesta inmunitaria con las subvariantes BA.4 y BA.5.

Sobre el autor

Ramiro Heredia

Ramiro Heredia

AUTOR

Médico especialista en Medicina Interna. MN 117882 – Egresado de la Universidad de Buenos Aires. Médico de Planta, División Urgencias – Hospital de Clínicas José de San Martín. Coordinador del módulo Clínico, Curso bienal de Emergentología – SAPUE.

Anuncian este espacio

Notas relacionadas

¿Buscás más contenido?

AUSPICIAN ESTE ESPACIO

Calendario

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Pin It on Pinterest

Share This