Beneficios cardiovasculares del consumo leve a moderado de café en población adulta

por | 10, May, 2022 | Cardiología

7 minutos de lectura

303 vistas

Se presentó en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología 2021 (ESC, European Society of Cardiology), y se publicó recientemente, un estudio a partir de datos del UK Biobank, con los efectos del consumo de café en adultos de edad media. Estos fueron los resultados.

El consumo bajo a moderado de café, en los adultos de edad media, se asoció con beneficios cardiovasculares, y con un menor riesgo de morir.

El consumo regular de café también se relacionó con mayores posibilidades de tener una resonancia cardíaca normal, con cambios acordes a la edad.

Éstas son algunas de las conclusiones del estudio presentado en el ESC-2021 (1) y publicado en el European Jorunal of Preventive Cardiology el 6 de abril del 2022, en El consumo leve a moderado de café está asociado con un menor riesgo se muerte: un estudio del UK Biobank (2), de autoría británica.

El café es una de las bebidas más consumidas del mundo. Los países nórdicos tiene el mayor consumo de café del mundo (6.8 a 8.2 kilos por persona al año). En Brasil se consumen 5.4 kilos por persona al año, en Italia se consumen 4.9, y en el Reino Unido, 1.3. Argentina no entra entre los 10 primeros de este ranking (3).

Además de la cafeína, el café contiene distintos elementos bioactivos, entre ellos minerales y antioxidantes. Algunos estudios recientes encontraron un rol preventivo del consumo del café contra el cáncer, la obesidad, la diabetes tipo 2 y la demencia. Respecto a los beneficios cardiovasculares, estos no son tan claros.

El café se consume en granos o instantáneo, siendo su composición química diferente. El café instantáneo contiene más cafeína y más antioxidantes, además del doble de acrilamida, que es un compuesto que ha demostrado ser carcinógeno y neurotóxico.

La cafeína tiene efecto estimulante a nivel del sistema nervioso, e inotrópico sobre el corazón, lo que induce un aumento de la presión arterial. Puede aumentar los niveles de colesterol en los países nórdicos, pero no en otras regiones. Por otra parte, se asoció con un menor riesgo de diabetes tipo 2, menor peso corporal y menor agregación plaquetaria, además de disminuir la inflamación.

El consumo de café regular se demostró que no tiene importancia clínica en el riesgo de hipertensión arterial.

Para resolver este interrogante, un grupo de investigadores tomo un subgrupo de voluntarios del UK Biobank, una gran base de datos del Reino Unido, que forma parte de un enorme estudio prospectivo con más del 500 mil individuos adultos en seguimiento por 30 años, reclutados entre 2006-2010. Tiene, entre otras variables, datos de imágenes (resonancias magnéticas cardíacas) (4), hábitos y dieta, incluído el consumo de café. Evaluaron la asociación entre el consumo de café, y la estructura y función cardíaca.

El estudio

Se incluyeron los participantes del UK Biobank que no tuvieran manifestaciones clínicas de enfermedad cardíaca al momento del reclutamiento (es decir, adultos asintomáticos). En total, se analizaron 468.629 individuos, con una edad media de 56.2 años, 56% eran mujeres.

Se excluyeron aquellos que consumían 25 o más tazas por día y aquellos que no reportaron el consumo de café. También quedaron afuera los individuos con historia de enfermedad cardiovascular (enfermedad coronaria, angor, insuficiencia cardíaca o stroke).

Se categorizó el consumo de café habitual en 3 grupos:

  • Cero: 22.1% de la población
  • Leve a moderado (0.5 a 3 tazas por día): 58.4% de la población
  • Alto (> 3 tazas por día): 19.5% de la población

Se hizo un análisis multivariable para ajustar los resultados por los principales factores de riesgo cardiovascular (por ejemplo, hipertensión arterial, dislipemia, sedentarismo, etcétera).

El tiempo medio de seguimiento fue de 11 años (10-12).

Se evaluó en un subgrupo la resonancia magnética cardíaca (30.650), y la rigidez de grandes arterias con el ASI (arterial stiffness index), por fotopletismografía (139.727).

Los resultados

Comparado con los que no tomaban café (0 consumo), los individuos con un consumo leve a moderado (0.5 a 3 tazas por día), tuvieron:

  • Menor riesgo de morir de cualquier causa (12% menos posibilidades, razón de riesgo, RR 0.88)
  • Menor riesgo de morir de causa cardiovascular (17% menos posibilidades, RR 0.87)
  • Menor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV) o stroke (21% menos riesgo, RR 0.79)

En 139.727 individuos se evaluó la rigidez arterial:

  • Los individuos con un consumo leve a moderado, y alto de café, tuvieron un ASI, que es el indicador de cuan rígidas están las arterias, mayor.

Luego de ajustar por distintos confundidores, el consumir 0.5 a 3 tazas de café por día se asoció con un ASI significativamente menor. Esto es un indicador de una mejor »salud arterial», con un importante correlato sobre el riesgo de hipertensión arterial y de ACV isquémico.

Del total de la población, había disponible resonancia magnética cardíaca en 30.650 participantes:

  • Tanto el consumo leve a moderado, como alto de café, se asoció con un aumento de los volúmenes de fin de diástole de los ventrículos izquierdo y derecho, del volumen de fin de sístole (indicativo de una mejor fracción de eyección), y a una mayor masa del ventrículo izquierdo. Todos estos, indicadores favorables de la anatomía y función cardíaca.

Estos efectos fueron dosis dependientes (es decir, mayores a mayor consumo de café). Entre los pacientes que consumían café, también se evaluó el efecto del tipo consumido:

  • 19.5% consumían descafeinado
  • 23.3%, café en granos
  • 55.1%, café instantáneo
  • 2.1%, otros tipos de café

La prevalencia de hipertensión arterial no fue mayor en los consumidores de café, al compararlos con los que no lo consumían. Después de ajustar por distintos confundidores, el café descafeinado fue el que se asoció con mayores beneficios.

La prevalencia de diabetes mellitus también fue significativamente menor en la población que consumía café regularmente.

Las conclusiones

Consumir de 1/2 a 3 tazas de café por día se asoció con beneficios cardiovasculares y con una menor mortalidad.

El consumo regular de café también se asoció con una patrón » más saludable» en la resonancia magnética cardíaca.

Este es el mayor estudio que evaluó sistemáticamente el efecto del consumo regular de café en una gran población de individuos adultos asintomáticos.

Estos resultados sugieren que el consumo regular de café es seguro, y que incluso un consumo elevado no se asocia con resultados cardiovasculares adversos a 10-15 años.

Lo que es mejor, el consumo de 0.5 a 3 tazas de café por día se asoció independientemente con un menor riesgo de morir de cualquier causa, de morir por una causa cardiovascular, y de presentar un ACV.

Sobre el autor

Ramiro Heredia

Ramiro Heredia

AUTOR

Médico especialista en Medicina Interna. MN 117882 – Egresado de la Universidad de Buenos Aires. Médico de Planta, División Urgencias – Hospital de Clínicas José de San Martín. Coordinador del módulo Clínico, Curso bienal de Emergentología – SAPUE.

Anuncian este espacio

Notas relacionadas

¿Buscás más contenido?

AUSPICIAN ESTE ESPACIO

Calendario

mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Pin It on Pinterest

Share This