Vacunación COVID 19: Información para pacientes

por | 27, Jun, 2021 | Pacientes

18–20 minutos de lectura

911 vistas

Aquí se intentan aclarar las dudas sobre la vacunación de COVID19, en un ping pong de preguntas y respuestas, utilizando vocabulario sencillo y al alcance de todos.

¿Qué es el COVID-19?

El COVID-19 o coronavirus se refiere a la enfermedad causada por un virus llamado SARS-CoV-2. El virus apareció por primera vez a finales de 2019 y se propagó rápidamente por todo el mundo.

¿Qué son las vacunas?

Las vacunas se usan para prevenir ciertas infecciones graves o mortales.Para comprender cómo funcionan, debemos entender lo que ocurre al padecer una infección. Las infecciones son ocasionadas por gérmenes tales como virus o bacterias. Cuando un germen ingresa en el cuerpo, se multiplica (crea copias de sí mismo) y ataca, lo que puede hacer que usted se enferme. Su «sistema inmunitario» (es decir, el sistema que lucha contra las infecciones) reconoce que el germen no debería estar allí. En respuesta, comienza a crear unas proteínas llamadas «anticuerpos» para combatir el germen.

Existen distintos tipos de vacunas, pero todas hacen que el cuerpo produzca anticuerpos (defensas), tal y como lo haría si usted tuviera una infección real. Esto prepara al sistema inmune para combatir los gérmenes si usted entra en contacto con ellos más adelante. La mayoría de las vacunas se administran en forma de inyección. Algunas requieren más de 1 dosis para protegerlo completamente de la infección. Gracias a las vacunas, ha disminuido muchísimo la cantidad de personas que mueren a causa de infecciones. Los expertos consideran que las vacunas serán la forma más importante de controlar la pandemia de COVID-19.

La vacunación es la única medida sanitaria que modificó drásticamente la mortalidad infantil en impresionantes magnitudes. Disminuye enfermedades. Erradica enfermedades. Salva más de 3 millones de vidas al año.

¿Cómo funciona la vacuna contra el COVID-19?

En este momento se están desarrollando múltiples vacunas contra el COVID-19, las cuales presentan algunas pequeñas diferencias. Existen varias vacunas disponibles para COVID-19. Se ha determinado que todas son muy efectivas para prevenir que las personas se enfermen gravemente o mueran. Son, entre otras:

  • Vacunas de ARNm – Las primeras 2 vacunas estuvieron disponibles a fines de 2020. Ambas son un tipo de vacuna llamada «vacuna de ARNm». El ARNm se refiere al material genético del virus que causa el COVID-19. Ese material genético se usa en la vacuna. Le da instrucciones al cuerpo para que produzca una proteína específica que normalmente se encuentra presente en el virus. En respuesta a esto, el sistema inmunitario produce anticuerpos capaces de reconocer y atacar el virus en el futuro.

Los fabricantes de las vacunas de ARNm contra el COVID-19 son las empresas Pfizer y Moderna. Ambas requieren 2 dosis que se administran con algunas semanas de diferencia. Es importante recibir ambas dosis para que la vacuna sea lo más efectiva posible. El momento de recibir la segunda dosis depende del tipo de vacuna.

  • Vacuna de vectores o transportadores – A comienzos de 2021 empezó a usarse otro tipo de vacuna. Se llama «vacuna de vectores» y solo requiere una dosis. Contiene una versión debilitada de otro virus, llamado adenovirus. Este virus no causa ninguna enfermedad, sino que actúa como «vector o VEHÍCULO», es decir, como un modo de enviar instrucciones a todas las células del cuerpo. Las instrucciones le indican al organismo que produzca la proteína que se encuentra normalmente en el virus que causa COVID-19. A continuación, el sistema inmunitario reconoce esa proteína como extraña, y produce anticuerpos (defensas) capaces de reconocer y atacar esa proteína viral y por lo tanto, al virus.

El fabricante de la vacuna de vectores contra el COVID-19 es la empresa Johnson and Johnson. A mediados de abril de 2021, en Estados Unidos se interrumpió momentáneamente el uso de esta vacuna, ya que una cantidad muy pequeña de personas desarrolló coágulos de sangre después de recibirla. Sin embargo, este posible efecto secundario fue extremadamente infrecuente, incluso menos frecuente de lo que se presenta en la población normal, no vacunada. Por lo que la vacuna ha vuelto a estar disponible. El riesgo de enfermarse gravemente de COVID-19 es mayor que el riesgo de tener efectos secundarios graves a causa de la vacuna.

Es importante tener en cuenta que estas vacunas contra el COVID-19 no contienen virus SARS-CoV-2 activo. Por lo tanto, no pueden causarle COVID-19. Tampoco afectan su ADN de ninguna manera.

¿Por qué debería recibir la vacuna contra el COVID-19?

La vacunación reduce enormemente las posibilidades de infectarse. Y en caso de infectarse tendrá muchas menos probabilidades de enfermarse severamente (neumonía grave). Además de protegerse a usted mismo, al recibir la vacuna también ayudará a proteger a otras personas, sobre todo aquellas que son de alto riesgo. Incluso si no le preocupa que usted pueda enfermarse mucho, podría de todos modos transmitir el virus a otras personas, aun sin darse cuenta.

Se cree que la pandemia COVID-19 estará controlada cuando haya «inmunidad colectiva». Es lo que ocurre cuando una cantidad suficiente de personas son inmunes a una enfermedad como para que deje de propagarse. La mejor manera de conseguirlo es vacunar a la mayor cantidad de personas. No está claro qué porcentaje de la población necesita estar vacunada para que haya inmunidad colectiva efectiva para el COVID-19.

¿Las vacunas protegen contra las distintas variantes del virus?

Los virus cambian, o «mutan», permanentemente. Cuando esto ocurre, puede formarse una nueva cepa o «variante». Esto aumenta cuando hay alta tasa de propagación del virus. Hasta el momento las nuevas variantes no alteran la forma en que el virus actúa, y tampoco disminuye la efectividad de las vacunas en los diferentes virus.

Los expertos han descubierto una serie de variantes nuevas del virus COVID-19. Las están analizando para comprender mejor si actúan de manera diferente y, si es así, cómo. También están continuamente analizando cuán efectiva es la protección que las vacunas contra esas variantes. Según la información actual, todas las vacunas disponibles brindan al menos cierta protección contra las distintas variantes.

Si se vacunan suficientes personas, será más difícil que el virus se propague. Cuando el virus no puede propagarse con facilidad, es menos probable que aparezcan nuevas mutaciones o variantes.

¿Las personas vacunadas pueden propagar el virus?

El riesgo es mucho menor en comparación con las personas que no están vacunadas. Las vacunas son muy efectivas a la hora de prevenir padecer enfermedad grave y sobretodo la muerte, pero no previenen el 100% de las infecciones. Por eso, sigue siendo posible que una persona vacunada contraiga COVID-19. Sin embargo, estas infecciones posvacunación no parecen ser frecuentes. Además, según los conocimientos de los expertos hasta la fecha, cuando una persona vacunada se infecta, normalmente tiene menor cantidad de virus en el cuerpo, lo que reduce sus posibilidades de infectar a otros, pero no lo excluye.

¿La vacuna contra el COVID-19 tiene efectos secundarios?

Si, es posible. Los efectos secundarios más frecuentes son:

– Dolor en el sitio donde recibió la inyección
– Fiebre
– Sensación de mucho cansancio
– Dolor de cabeza
– Dolor muscular

Si bien los efectos secundarios pueden ser molestos, no deberían durar más de 1 o 2 días. Algunas personas no presentan ningún efecto molesto. Si usted los tiene, no significa que se haya enfermado, sino que su sistema inmunitario está respondiendo a la vacuna y generando anticuerpos (defensas).

Es sumamente infrecuente que las vacunas puedan causar efectos secundarios graves, como reacciones alérgicas severas. Si tuvo una reacción a una vacuna o a sus ingredientes anteriormente, es posible que tenga que hablar con un experto en alergias, quién podrá ayudarlo a determinar si debería recibir la vacuna contra el COVID-19. A las personas que reciben la vacuna se las podría vigilar durante 15 a 30 minutos para asegurarse de que no tengan una reacción alérgica.

A mediados de abril de 2021, en Estados Unidos se interrumpió temporalmente el uso de la vacuna de dosis única (Johnson and Johnson) hasta que los expertos pudieran obtener más información sobre los coágulos de sangre que desarrollaron algunas personas después de recibir la vacuna. Los expertos confirmaron que el riesgo de coágulos de sangre es extremadamente infrecuente, y mucho menor que el riesgo de enfermarse gravemente de COVID-19. Como resultado, esta vacuna de una dosis está disponible otra vez.

¿Puedo contraer COVID-19 por recibir la vacuna?

No. No puede contraer COVID-19 a causa de la vacuna. Si bien es cierto que la vacuna de vectores disponible contiene un virus, se trata de un virus diferente. Además, dicho virus es una versión atenuada (debilitada), por lo que no causa ninguna enfermedad a las personas. Las vacunas de ARNm no contienen ningún virus.

¿Cómo sé que la vacuna es segura?

Las vacunas contra el COVID-19 se han desarrollado a gran velocidad. Debido a esto, algunas personas se preguntan si son seguras. La respuesta es sí. Las vacunas debieron someterse al mismo proceso que todas las demás vacunas para comprobar su seguridad. Para ello se realizaron «estudios clínicos» en los que participaron muchas personas que probaron la vacuna voluntariamente. Entre los voluntarios se incluyeron adultos de todas las edades, razas, y que padecen diversas enfermedades crónicas.

Durante los estudios, los investigadores analizaron la efectividad de las vacunas y cuántas personas tenían efectos secundarios. Los resultados fueron examinados por médicos y otros expertos a nivel mundial. Esos expertos estuvieron de acuerdo en que las vacunas eran lo suficientemente seguras y efectivas para ponerse a disposición del público.

Las compañías farmacéuticas también pudieron acelerar el proceso porque ya habían adquirido muchos conocimientos al desarrollar otras vacunas durante muchos años que actúan de manera similar a las que se crearon contra COVID-19. En todo el mundo se seguirán estudiando los efectos de las vacunas a medida que más personas las reciban. Obtendrán más información sobre cuánto dura la protección de la vacuna una vez administrada y qué tan efectiva es la vacunación para desacelerar la propagación del COVID-19.

¿Qué vacuna debería recibir?

Todas las vacunas disponibles funcionan muy bien para proteger contra el virus COVID-19. Según dónde viva y cuándo pueda vacunarse, es posible que no le den la opción de elegir la vacuna que reciba. Dado que la cantidad de vacunas disponibles podría ser limitada, lo mejor es recibir la versión que le ofrezcan. Esta sugerencia se utiliza a nivel mundial, no es propia de la república Argentina.

¿Necesito la vacuna si ya tuve COVID-19?

Sí. Los expertos recomiendan que reciban la vacuna incluso quienes ya tuvieron COVID-19. Si bien las personas que contraen COVID-19 desarrollan anticuerpos que probablemente les brindan algo de protección para impedir que vuelvan a infectarse, no se sabe con certeza cuánto duran los anticuerpos después de que la persona se recupera.

Las personas que han tenido COVID-19 anteriormente podrían tener mayores probabilidades de tener efectos secundarios después de recibir la vacuna. Tenga en cuenta que todos los efectos secundarios son temporales, y que a pesar de ellos es muy importante recibir la vacuna.

¿Deberé pagar por la vacuna?

No. Al momento, las vacunas contra el COVID-19 son gratuitas, pagadas por el estado argentino.

¿Los niños pueden recibir la vacuna contra el COVID-19?

Depende de la edad. Una de las vacunas disponibles en Estados Unidos se puede aplicar a personas mayores de 12 años. Las otras se pueden aplicar a los mayores de 18 años. En el futuro, los niños menores de 12 años también podrán recibir la vacuna, una vez que los expertos hayan realizado más estudios para garantizar que sea segura.

¿Qué sucede si estoy embarazada?

Los expertos también continúan estudiando la seguridad de la vacuna contra el COVID-19 durante el embarazo. Sin embargo, muchas personas embarazadas han recibido la vacuna sin problemas. Además, las personas embarazadas podrían tener una mayor probabilidad de enfermarse gravemente al contraer COVID-19. Por estos motivos, los expertos recomiendan que las personas embarazadas consideren la posibilidad de vacunarse contra el COVID-19. Su médico de cabecera puede ayudarle a decidir si debería recibir la vacuna o no.

¿Hay un vínculo entre las vacunas y el autismo?

No existen pruebas que demuestren vínculo alguno entre las vacunas y el autismo u otros trastornos de su espectro autista. Ello se ha comprobado en numerosos estudios que han incluido a un número muy alto de individuos.

En 1998 se publicó un estudio que sembró dudas sobre la posible relación entre una vacuna triple (contra el sarampión, las paperas y la rubéola) y el autismo. Sin embargo, posteriormente se comprobó que el estudio presentaba numerosas deficiencias y era fraudulento. La revista que lo había publicado lo eliminó y a su autor se le retiró la licencia para ejercer la medicina. Por desgracia, este artículo asustó a algunas personas y las tasas de inmunización contra algunas enfermedades cayeron en determinados países, con la consiguiente aparición de brotes.

Es responsabilidad de todos difundir solamente información científica fiable acerca de las vacunas y de las enfermedades que previenen.

¿Qué hago si tengo otras preguntas?

Es normal tener muchas preguntas o sentirse nervioso ante la idea de recibir una vacuna nueva. Su médico puede ayudar a responder esas preguntas o indicarle fuentes confiables de información (infomed.com.ar).

Tenga cuidado con la información que encuentre en Internet y en las redes sociales. En algunos casos, puede ser difícil distinguir lo verdadero de lo falso, especialmente si se transmite información sobre la salud que no está basada en datos científicos o pruebas médicas adecuadas.

Puede obtener más información sobre las vacunas contra el COVID-19 en Argentina a traves de la pagina del Ministerio de Salud de la Nación (argentina.gob.ar/coronavirus/vacuna), y si prefiere leer informacion extranjera, puede acceder al Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC): cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/index.html.

 Organización mundial de la Salud – Preguntas frecuentes de vacunas:

https://www.who.int/es/news-room/q-a-detail/vaccines-and-immunization-what-is-vaccination

Sobre el autor

Agustín Izaguirre

Agustín Izaguirre

AUTOR

Médico especialista en Medicina Interna. MN 123398 – Egresado de la Universidad de Buenos Aires. Médico de planta del hospital de clínicas José de San Martín.

Anuncian este espacio

Notas relacionadas

¿Buscás más contenido?

AUSPICIAN ESTE ESPACIO

Calendario

mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Pin It on Pinterest

Share This