Variante Ómicron: ¿Por qué se propaga tan rápido?

por | 21, Ene, 2022 | Variantes

9 minutos de lectura

Nuevos estudios sugieren que la evasión de la respuesta inmune sería la clave de la rápida propagación, y que al día 7 de la infección, muchos individuos podrían seguir contagiando.

Se planteó previamente (1) que la causa de la rápida diseminación de Ómicron residía en la capacidad de generar altas cargas virales en vía aérea superior (más de 70 veces las cargas virales de Delta), con mucha menor carga viral a nivel pulmonar (en promedio, 10 veces menos que Delta), como el secreto de la variante Ómicron para su rápida propagación, 3 veces más rápida que la variante anterior (2).

2 nuevos estudios de pre-publicación, a la espera de revisión por pares, apuntan a la capacidad de evadir la respuesta inmune, tanto la generada por la inmunidad natural, como por la vacunas, como el principal determinante de la explosiva propagación de Ómicron en el mundo.

Se publicó el 19 de enero en Nature, una revista científica británica ¿Cómo se propaga Ómicron tan rápido? Una carga viral alta no es la respuesta (3), donde revisan la última evidencia acerca de de la hipertransmisibilidad de Ómicron, que probablemente no resida en las cargas virales en vía aérea superior.

Con la variable Delta, la mayor transmisibilidad se atribuyó a las elevadas cargas virales que tenían los pacientes infectados (4).

La carga viral, que es la «cantidad de virus» que una persona tiene, se puede medir mediante la PCR (5), más precisamente, el umbral de ciclo (Ct) de esta, que es cuántas veces se tiene que amplificar una muestra, para detectar el material genético presente. Cuanto más veces se tiene que replicar, el número o umbral de ciclos sube, y esto se condice con una menor carga viral. Un Ct bajo, implica una elevada carga viral (el ARN del virus no tuvo que ser muchas veces amplificado para ser detectado. Esto nos puede permitir compara entra muestras de distintos individuos, o del mismo, en distintos puntos de tiempo.

La carga viral es uno de los determinantes de la transmisión secundaria del SARS-CoV-2.

En general, valores de Ct menores a 30 sugieren una potencial infectividad, y suele tener relación con un test de antígeno positivo en ese momento. En contraposición, valores de 30 o más suelen no tener relación con una eliminación viral efectiva (es decir, con riesgo de contagio), y tienen test de antígeno negativo.

La diseminación del SARS-CoV-2 comienza 2 días antes de la fecha de inicio de síntomas, con un pico cerca de esa fecha, y posteriormente va disminuyendo hasta del día 8 de la fecha de inicio de síntomas (esto en los individuos que van a tener síntomas, en los asintomáticos, también sucede, «sin avisos»). En los individuos inmunocompetentes, en general no se detecta virus con capacidad de infectar más allá del día 9 de la fecha de inicio de síntomas (esto no se evalúa en la práctica, si se hace en laboratorios de investigación, en pruebas basadas en cultivos virales).

Delta mostró cargas virales 10-15 veces mayores que la variantes previas del SARS-CoV-2.

Las vacunas reducen las cargas virales en los individuos infectados, lo que a su vez disminuye el riesgo de diseminación, principalmente más allá del día 5 de la fecha de inicio de síntomas.

En el primer estudio (6), se basaron en datos de la NBA, la asociación de básquet de Estados Unidos, que realiza hisopados frecuentes a los jugadores y equipos. Evaluaron la dinámica viral de la variante Ómicron, y la duración de la positividad de la PCR, como una aproximación a la carga y eliminación viral (es decir el riesgo de transmisión).

Hicieron PCR diarias (a partir de hisopados nasales y orofaringeos) a los jugadores y equipos técnicos, a partir de una primer PCR positiva. Procesaron más de 10 mil muestras, entre el 5 de julio del 2021 (en ola de Delta) y el 10 de enero del 2022 (en ola de Ómicron). Registraron también si el individuo se había testeado por tener síntomas de Covid-19, o por protocolo de rastreo (es decir, sin síntomas).

Se confirmaron 97 infecciones por Ómicron y 107 por Delta.

Infecciones por Ómicron versus Delta

  • La infección por Ómicron tiene una duración media de 9.87 días, versus 10.9 días de Delta.
  • El pico de carga viral de Ómicron, es de menor que el de Delta (Ct 23.3, versus 20).
  • La fase de eliminación viral de Ómicron es más breve que la de Delta (5.35, versus 6.23 días.
  • En los pacientes infectados con Ómicron, al día 5 de la fecha de inicio de síntomas o de detección, el 52-39.1% tiene Ct < 30 , al día 6, el 25-33%, y al día 7, el 13-22% (los porcentajes son de individuos que tenían el primer test + después de un negativo del día anterior, o despues de más de 2 días de un test negativo, respectivamente).

Esto quiere decir, que un individuo infectado con Ómicron, con o sin síntomas, tiene la posibilidad de contagiar más allá del día 7 de la fecha de inicio de síntomas o de detección, y que al día 5, 4-5 de cada 10 individuos eliminan el virus y pueden contagiar.

En conclusión, en el trabajo basado en la NBA, Ómicron desarrolla picos menores de carga viral que Delta, con menos días de eliminación viral en promedio.

Se ve acá como la mayor infectividad de Ómicron versus Delta, no debería estar justificada por la carga viral, y que al día 5 de la infección, muchos individuos siguen contagiando, lo que podría llevar a que tengamos que replantear las políticas de aislamiento.

Una probable causa de las diferencias puede ser un lógico mayor estado de vacunación con el tiempo, así como una mayor proporción de individuos que hayan atravesado la infección, entre una ola u otra, pero los resultados son igual enormemente útiles.

El segundo trabajo evaluado, de autoría suiza, evaluó las cargas virales con capacidad de infectar en individuos vacunados y no vacunados, y compararon la cepa ancestral (Whuan), Delta y Ómicron. Midieron en este caso ARN viral, por Ct de PCR, y el número de partículas virales con capacidad de infectar, en cultivos virales, a partir de 384 personas infectadas, en los 5 primeros días de la fecha de inicio de síntomas.

La cantidad de virus con capacidad de infectar fue francamente mayor con Delta.

Entre los individuos vacunados, versus no vacunados con Delta, las cargas virales y la cantidad de partículas virales con capacidad de infectar fueron significativamente menores en los individuos vacunados (9 veces menos carga viral en vacunados).

Los individuos infectados con Ómicron, tuvieron cargas virales y un número de partículas virales con capacidad de infectar, similares a las de los infectados con Delta vacunados.

Estos datos sugieren además que las vacunas pueden disminuir la diseminación viral, y que las infecciones por Ómicron no tiene más cantidad de virus que las por Delta, lo cual no justificaría la mayor capacidad de propagación de la última variante de preocupación del SARS-CoV-2. Además, se ve acá como al día 5, los pacientes pueden seguir contagiando (casi el 50%).

Las pautas del CDC de los Estados Unidos permiten a los individuos, más allá del día 5 (8), salir del aislamiento, con una máscara «bien ajustada», lo cuál, a la vista de estos hallazgos, podría llegar a ser revisado.

Sobre el autor

Ramiro Heredia

Ramiro Heredia

AUTOR

Médico especialista en Medicina Interna. MN 117.882 – Egresado de la Universidad de Buenos Aires. Médico de Planta, Séptima Cátedra de Medicina – Hospital de Clínicas José de San Martín. Coordinador del módulo Clínico, Curso bienal de Emergentología – SAPUE. Asesor Médico, Gerencia Médica de Urgencias, OSDE. Contacto IG > @ramiroherediaok

Anuncian este espacio

Notas relacionadas

¿Buscás más contenido?

AUSPICIAN ESTE ESPACIO

Calendario

febrero 2024
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829  

Pin It on Pinterest

Share This