Covid-19: ¿Qué está pasando en la Argentina?

por | 28, Nov, 2022 | Políticas

9 minutos de lectura

340 vistas

Casos en ascenso, nuevas variantes y baja tasa de refuerzos en la vacunación. Revisamos en INFOMED el Boletín Epidemiológico Nacional redactado por la máxima autoridad sanitaria local (1).

PUNTOS CLAVE

  • Los nuevos informes oficiales anuncian un aumento sostenido del número de casos de Covid-19, ahora por cuarta semana consecutiva (3323 en última semana, 51% más que en la anterior). Esto podría significar que estamos entrando una nueva ola de contagios.

  • El abandono de las medidas de prevención (uso de barbijo, distanciamiento, lavado de manos, evitar aglomeraciones), la circulación de variante del SARS-CoV-2 de rápida diseminación, así como las bajas tasas de vacunación de refuerzo, parecen ser los motores de esta situación.

  • Menos del 50% de la población tiene aplicada una «tercera dosis» o primer refuerzo, fundamental para enfrentar a Ómicron (disminuir los contagios, atenuar la enfermedad y prevenir la muerte). Aún menos personas recibieron un segundo y tercer refuerzo, con bajas tasas de aceptación cuánto más joven es la población.

  • Aumentar las tasas de refuerzo de la población continúa siendo la mejor medida para enfrentar el aumento de los contagios, más en vísperas de fiestas de año nuevo y vacaciones, que son períodos en que las personas tienden a juntarse y aumenta la movilización.

  • No deberíamos olvidar una de las medidas con mejor relación costo-beneficio, que no solo ayuda a prevenir el Covid-19, sino también la diseminación de otros virus: la ventilación de los ambientes cerrados.

  • Aunque la gravedad del Covid-19 se fue atenuando gracias al muro de inmunidad de la población generado por las vacunas y por las infecciones previas (hoy la mortalidad cayó al menos 10 veces), no deberíamos dejar de monitorear la situación y descuidar la salud de las personas.

A casi 3 años del inicio de la pandemia del SARS-CoV-2, este virus nos sigue dando que hablar, con casos en ascenso durante 4 semanas consecutivas, nuevas variantes derivadas de Ómicron llegando al país, y más de la mitad de la población que no recibió su primera vacuna Covid-19 de refuerzo (2).

El contexto

A partir de abril del 2022, en la Argentina se aplica una estrategia de vigilancia epidemiológica integral de las infecciones respiratorias agudas, con el objetivo de monitorear la frecuencia y la distribución de los distintos agentes etiológicos involucrados: SARS-CoV-2, influenza, virus sincicial respiratorio (VSR) y otros virus.

Se integró así la vigilancia del Covid-19, a la de otros agentes infecciosos.

Se recomienda realizar las pruebas de Covid-19 a:

  • Personas ≥50 años
  • Personas con factores de riesgo o comorbilidades (diabetes, obesidad ≥ grado 2, enfermedad cardiovascular/respiratoria/4/renal/hepática crónica, VIH, cáncer activo, trasplantados, enfermedades autoinmunes, tratamientos inmunosupresores, personas con discapacidad, residentes de comunidades cerradas)
  • Poblaciones especiales (aquellas que residen, trabajan o asisten a cárceles, instituciones sanitarias, geriátricos, etcétera)
  • Personas con enfermedad grave (hospitalizados)
  • Personas con viaje ≤14 días a regiones con otras variantes en circulación
  • Personas fallecidas y casos inusitados
  • Investigación y control de brotes

Los reportes de casos nuevos, hospitalizados en sala general y en cuidados intensivos, así como de los fallecidos, pasaron a ser semanales en lugar de diarios.

Esta nueva estrategia llevó a que muchos pacientes con síntomas respiratorios no se realicen pruebas, con la recomendación de aislarse por síntomas, hasta la resolución de estos. El número de pruebas realizadas cayó mes a mes, así como el número de casos reportados.

La gente volvió a tener »resfríos», «gripe», «anginas», sin saber a ciencia cierta el agente etiológico ni, en muchas ocasiones, tomar las medidas adecuadas para prevenir los contagios. Fuimos así «gripalizando» al Covid-19, todo acompañado de la relajación y abandono de las distintas medidas de prevención, tan difundidas durante la pandemia, pese a los avisos reiterados de las distintas autoridades de salud de qué la pandemia no se había terminado aún (3).

Aumentó la circulación de otros virus respiratorios, que habían tenido muy baja actividad en la pandemia:

  • Llevamos casi un año de circulación de influenza por fuera del patrón estacional típico invernal (viene desde diciembre del 2021).
  • El VSR mantiene un número elevado de casos, y es responsable de muchos hospitalizados en salas de pediatría.

¿Qué dice el nuevo boletín epidemiológico sobre el Covid-19?

El nuevo boletín epidemiológico incluyó los casos informados hasta la semana epidemiológica 45 (que terminó el 22 de noviembre).

Contabilizaron 1487 casos de Covid-19, en esa semana (versus 1189 de la semana anterior), con 8 fallecidos, y una positividad de las pruebas del 1.69% en las Unidades de Monitoreo Ambulatorio (donde se testean los casos leves).

Covid-19 en números

Desde el inicio de la pandemia, en la Argentina hubo 9.721.718 casos, con más de 130.000 fallecidos.

En las últimas 4 semanas incluidas en el informe, el 79.2% de los fallecidos tenían ≤50 años.

En el mundo van más de 632 millones de casos, con 6.590.768 muertos. En la última semana, más de 2.3 millones de casos nuevos y casi, 7.500 muertos.

El número de casos global subió un 2%, respecto a la semana anterior, pero con una disminución de los fallecidos.

Bajas tasas de refuerzos en Argentina

Menos de la mitad de la población recibió el primer refuerzo de la vacuna Covid-19 (47.5%). Esta sería la «tercera dosis» para muchos (aquellos que no requirieron una «dosis adicional»).

La tasa vacunación con primer refuerzo, según edades, es variable:

  • 3-4 años, 2.4%
  • 12 a 17 años, 37.3%
  • 18 a 49 años, 59%
  • ≥50 años, 71.9%

Vemos que, a menor edad, menos aceptación de los refuerzos, fundamentales para prevenir o atenuar los efectos de Ómicron, la variante responsable de todos los contagios.

Para el segundo refuerzo («cuarta dosis» para muchos), los números son más bajos: menos del 14% de la población (6.261.537 personas).

Los niveles de vacunación para la quinta dosis, que ya se recomendó hace varios meses a las poblaciones más vulnerables (3), y que ahora se extendió aún más, con el objetivo de llegar en algún momento a toda la población de 12 o más años (4), son aún menores.

Esto quiere decir que casi la mitad de la población tiene solo 2 dosis de la vacuna, el «esquema completo» para las autoridades sanitarias, pero insuficiente para tener una protección adecuada contra el virus.

¿Qué variantes circulan en la Argentina?

Todos los casos de Covid-19 en Argentina son por Ómicron y sus variantes.

Los linajes BA.4 y BA.5 representan cerca del 85% de los casos, mientras que BA.2, el 7.32%.

También se detectaron BQ.1.1 y XBB.1.

En el mundo, BA.5 es predominante, y en distintas regiones está siendo desplazada por BQ.1 y BA.5 + R346X (una BA.5 «mutada»).

Lo nuevo: casos en aumento por cuarta semana consecutiva y en nuevas recomendaciones en otros países. Llevamos 4 semanas de incremento sostenido del número de casos en Argentina.

La Ciudad de Buenos Aires, lidera en el ranking de casos nuevos. Chile, Perú y Brasil también están en alerta. China tiene cifras récord de casos.

Se informaron 3.323 casos nuevos la última semana (51% más que la semana anterior). Muchos especialistas sugieren que estamos ingresando en una nueva ola de contagios.

Las autoridades sanitarias instan a la población a aplicar el refuerzo de vacunas Covid-19 recomendado, y a mejorar los cuidados.

En resumen

Los nuevos informes oficiales anuncian un aumento sostenido del número de casos de Covid-19, ahora por cuarta semana consecutiva (3323 en última semana, 51% más que en la anterior). Esto podría significar que estamos entrando una nueva ola de contagios.

El abandono de las medidas de prevención (uso de barbijo, distanciamiento, lavado de manos, evitar aglomeraciones), la circulación de variante del SARS-CoV-2 de rápida diseminación, así como las bajas tasas de vacunación de refuerzo, parecen ser los motores de esta situación.

Menos del 50% de la población tiene aplicada una «tercera dosis» o primer refuerzo, fundamental para enfrentar a Ómicron (disminuir los contagios, atenuar la enfermedad y prevenir la muerte). Aún menos personas recibieron un segundo y tercer refuerzo, con bajas tasas de aceptación cuánto más joven es la población.

Aumentar las tasas de refuerzo de la población continúa siendo la mejor medida para enfrentar el aumento de los contagios, más en vísperas de fiestas de año nuevo y vacaciones, que son períodos en que las personas tienden a juntarse y aumenta la movilización.

No deberíamos olvidar una de las medias con mejor relación costo-beneficio, que no solo ayuda a prevenir el Covid-19, sino también la diseminación de otros virus: la ventilación de los ambientes cerrados.

Aunque la gravedad del Covid-19 se fue atenuando gracias al muro de inmunidad de la población generado por las vacunas y por las infecciones previas (hoy la mortalidad cayó al menos 10 veces), no deberíamos dejar de monitorear la situación epidemiológica actual.

Sobre el autor

Ramiro Heredia

Ramiro Heredia

AUTOR

Médico especialista en Medicina Interna. MN 117882 – Egresado de la Universidad de Buenos Aires. Médico de Planta, División Urgencias – Hospital de Clínicas José de San Martín. Coordinador del módulo Clínico, Curso bienal de Emergentología – SAPUE.

Anuncian este espacio

Notas relacionadas

¿Buscás más contenido?

AUSPICIAN ESTE ESPACIO

Calendario

febrero 2023
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

Pin It on Pinterest

Share This