Vacunas Covid-19: ¿La tercera es la vencida?

por | 19 Ago, 2021 | Vacunas | 0 Comentarios

5 minutos de lectura

413 vistas

Se publicó en Science el 16 de agosto, Una severa advertencia de Israel: la vacunación debilita, pero no derrota a Delta, acerca de la situación epidemiológica actual en Israel, un país con una muy alta tasa de vacunación completa Covid-19 y dominancia en la circulación de la variante Delta del SARS-CoV-2.

Israel es el primer país del mundo en ofrecer una tercera dosis de vacuna Covid-19, ahora a las personas mayores de 50 años. Israel, con 9.3 millones de habitantes, tiene el 78% de la población mayor de 12 años completamente vacunada, la gran mayoría con la vacuna de Pfizer-BioNTech. Fue uno de los primeros países en iniciar la vacunación Covid-19 en diciembre del 2020.

Tiene una sólida infraestructura de salud y una población totalmente inscripta en un sistema con una base de datos única. Esto permite obtener datos y evidencia de altísima calidad del «mundo real», prácticamente en »tiempo real». Sumamos a esto que casi toda la población recibió la misma vacuna, basada en ARNm. La variante Delta del SARS-CoV-2 fue identificada en mayo en Israel, y se convirtió en la variante dominante en junio.

Este país registra hoy una de las tasas más altas de infección por SARS-CoV-2 del mundo, con 650 casos nuevos por día por cada millón de habitantes (esto, seria, trasladado a una población como la Argentina de casi 45 millones de habitantes, unos 30 mil casos por día en total). Más de la mitad de de los infectados nuevos están completamente vacunados, lo que remarca la extraordinaria transmisibilidad de la variante Delta, y aviva los temores de que la protección de la vacunación, decae con el tiempo.

Las gran cantidad de infecciones en vacunados Covid-19 (infecciones irruptivas) significa que algunas son inevitables (la protección de las vacunas no es del 100%), que la inmunidad podría caer con el tiempo, y que los no vacunados tienen más posibilidades de terminar internados o morir.

Los efectos de la disminución de la inmunidad contra el SARS-CoV-2 pueden comenzar a manifestarse a principios del invierno en el hemisferio norte. En una pre-publicación, se vio que la protección contra el Covid-19 disminuyó en relación al tiempo desde la vacunación. Las personas vacunadas en enero tenían 2.6 veces más riesgo de tener una infección irruptiva que las vacunadas en abril (en esto hay un confundidor probablemente, en que las poblaciones más vulnerables, con sistemas inmunes más deficientes, fueron la primeras en vacunarse).

Las personas de más de 60 años que recibieron una tercera dosis de vacuna Covid-19, tuvieron la mitad de riesgo que sus pares, vacunados 2 veces, de ser internados. El 88% de 4500 pacientes que recibieron una tercera dosis de vacunas Covid-19 reportaron que los efectos secundarios de está dosis no fueron peores, o incluso fueron más leves, que los de la segunda dosis.

En este momento el número de casos de Covid-19 en Israel es el más alto desde febrero, con el número de internados en sala general y en unidad de cuidados intensivos en aumento. No sé sabe cuánto de está ola depende de la disminución de la inmunidad, y cuánto depende de la altísima transmisibilidad de Delta. Al 15 de agosto, 514 israelíes fueron hospitalizos con Covid-19 grave o crítico. De estos, el 59% estaban completamente vacunados.

Una tercera dosis podría tener el beneficio adicional de generar una rápida producción de anticuerpos, los que son necesarios en la nariz y garganta para frenar la replicación a es nivel del SARS-CoV-2, disminuyendo la transmisión. Surgió así la recomendación de las autoridades de salud de Israel de dar una tercera dosis de vacuna Covid-19 el 30 de julio (al momento, 1 millón de personas ya recibieron su terce dosis).

Esto puede agravar aún más la inequidad a nivel mundial respecto a las vacunas Covid-19, dónde los países más pobres aún no han terminado de vacunar a vulnerables, con regiones donde la mayor parte de la población no recibió ni una dosis, y los países más ricos que podrían acumular vacunas para poder cumplir con una tercera dosis. La OMS expreso que no deberíamos hablar de refuerzos al menos hasta noviembre de este año.

Ramiro Heredia

Ramiro Heredia

AUTOR

Médico especialista en Medicina Interna. MN 117882 – Egresado de la Universidad de Buenos Aires. Médico de Planta, División Urgencias – Hospital de Clínicas José de San Martín. Coordinador del módulo Clínico, Curso bienal de Emergentología – SAPUE.

AUSPICIAN ESTE ESPACIO

Encontrá más información!

Seguinos en Redes!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Novedades

Pin It on Pinterest

Share This