¿Tiene que ver la pérdida de olfato por Covid-19 con el deterioro cognitivo a largo plazo?

por | 7, Ago, 2022 | Post Covid

6 minutos de lectura

245 vistas

Un estudio de investigadores argentinos, recientemente presentado en la Conferencia de la Asociación Internacional de Alzheimer 2022 (AAIC 2022, por su sigla en inglés), relacionó los cambios en el olfato por Covid-19, con el deterioro cognitivo a 1 año de la infección. Sus resultados fueron comentados en Medscape (1). Revisamos los puntos destacados en INFOMED.

PUNTOS CLAVE

  • Se presentó recientemente un estudio argentino en la Conferencia de la Asociación Internacional de Alzheimer 2022.

  • Relacionaron los cambios en el olfato por Covid-19, con el deterioro cognitivo a 1 año de la infección.

  • La pérdida de olfato en la infección aguda podría ser un factor predictor de deterioro cognitivo a largo plazo.

  • Identificar estos factores de riesgo podría ayudar a los profesionales de la salud a prevenir estas complicaciones post-agudas del Covid-19. La pérdida de olfato, no la severidad del Covid-19 predicen el deterioro cognitivo a un año de la infección, según los resultados preliminares de una investigación recientemente presentada en la AAIC 2022.

La pérdida de olfato en la infección aguda podría ser un factor predictor de deterioro cognitivo a largo plazo. Identificar estos factores de riesgo podría ayudar a los profesionales de la salud a prevenir estas complicaciones post-agudas del Covid-19. Estas son algunas de las conclusiones a las que llegaron un grupo de investigadores de Argentina, luego de estudiar a una población de más de 760 jujeños.

¿Qué sabemos hasta ahora?

Casi 600 millones de personas en el mundo tuvieron Covid-19. Un porcentaje sustancial de estos, tiene síntomas y secuelas a largo plazo (10-30%).

Algunos pacientes, después de la infección aguda, tienen secuelas neuropsiquiátricas. En adultos mayores, estas pueden parecerse a las etapas tempranas de la enfermedad de Alzheimer, y ambas condiciones, pueden compartir factores de riesgo, y biomarcadores en sangre.

El nuevo estudio argentino

Usaron una gran cohorte retrospectiva, a partir de los registros médicos de la provincia de Jujuy. Estos incluyeron todos los datos de las pruebas de SARS-CoV-2 de la región, en forma centralizada.

Evaluaron los resultados a 1 año de la infección en adultos mayores, usando los métodos para medir las consecuencias a largo plazo del Covid-19 recomendadas por el Consorcio sobre Secuelas Neuropsiquiátricas de la Infección por SARS-CoV-2 (CNS SC2, por su sigla en inglés).

Convocaron a adultos de 60 o más años del registro de pruebas para SARS-CoV-2, a participar del estudio.

Analizaron 766 adultos de 55 a 95 años (edad media 66.9, 57% mujeres), con una educación promedio de 10.4 años (la enseñanza básica obligatoria en la Argentina es de 12 años).

De la población total:

  • 88.4% habían tenido Covid-19
  • 11.6% no habían tenido Covid-19 (estos últimos hicieron de grupo control)

La evaluación neurocognitiva de los participantes incluyó 4 dominios cognitivos (memoria, atención, lenguaje y función ejecutiva). El deterioro cognitivo se definió por z-score (desviaciones estándar) debajo de – 2.

Además, se realizaron pruebas de olfato, para determinar el grado de disfunción de este último.

Los investigadores dividieron a los participantes según el rendimiento en las pruebas cognitivas:

  • Cognición normal
  • Déficit de memoria solo (es decir, en un solo dominio, 11.7%)
  • Déficit de memoria y en la función ejecutiva (es decir, en 2 dominios, 8.3%)
  • Déficit en múltiples dominios (11.6%)

Los participantes mostraron un predominio de déficit en la memoria, como se ve en la enfermedad de Alzheimer. Varios además mostraron una combinación de déficit en la memoria, y en la atención.

Al evaluar la función del olfato, el 40% de los pacientes con una prueba positiva para Covid-19, pero no los del grupo control, tuvieron disfunción olfatoria.

Todos los individuos con deterioro cognitivo severo, también tenían anosmia. Esto quiere decir que puede haber una relación entre el deterioro cognitivo, y las alteraciones del olfato.

En este análisis, la severidad de la anosmia, y no así la de la enfermedad clínica, predijo significativamente el deterioro cognitivo. Esto quiere decir que la anosmia podría ser un buen predictor del deterioro cognitivo después del Covid-19.

Las conclusiones: ¿Qué nos deja este estudio?

En este estudio, 766 participantes de la provincia de Jujuy, seguidos durante un año, encontraron una alta prevalencia de deterioro cognitivo a 1 año de la infección (alrededor del 30% a un año, tenía déficit en algún dominio cognitivo).

Los participantes mostraron un predominio de deterioro de la memoria, como se ve en la enfermedad de Alzheimer. 88.4% habían tenido Covid-19, y 11.6%, no. La prevalencia de trastornos del olfato en los pacientes con Covid-19 fue del 40%.

Todos los individuos con deterioro cognitivo severo, también habían tenido anosmia. La anosmia es un buen predictor del deterioro cognitivo a largo plazo.

Sobre el autor

Ramiro Heredia

Ramiro Heredia

AUTOR

Médico especialista en Medicina Interna. MN 117882 – Egresado de la Universidad de Buenos Aires. Médico de Planta, División Urgencias – Hospital de Clínicas José de San Martín. Coordinador del módulo Clínico, Curso bienal de Emergentología – SAPUE.

Anuncian este espacio

Notas relacionadas

¿Buscás más contenido?

AUSPICIAN ESTE ESPACIO

Calendario

octubre 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Pin It on Pinterest

Share This