Hepatitis aguda grave de origen desconocido en niños: asociación con un virus inesperado

por | 26, Jul, 2022 | Infectología

6 minutos de lectura

36 vistas

Se publicó en Science, el 25 de julio (1), un análisis de 2 estudios preliminares que encontraron asociación entre los raros casos de hepatitis aguda grave en niños, y el virus asociado a los Adenovirus 2. Resumimos los puntos destacados en INFOMED.

El contexto

A principios de abril, niños pequeños del Reino Unido y de otros países, empezaron a padecer una hepatitis aguda grave. Varios de ellos requirieron trasplante hepático, y algunos murieron. Los investigadores encontraron como causa a los virus que clásicamente afectan al hígado: A, B, C, D y E.

Siempre hay casos de hepatitis aguda grave en niños, que no se pueden explicar, pero llamó la atención el número elevado registrado a partir de la primavera en el hemisferio norte. Incluso en un reporte del CDC de Estados Unidos de junio, afirmaron que los casos en este país no eran más números que otros años (2).

Sugirieron la asociación con el Adenovirus 41, en relación a una infección previa con el Covid-19 (3,4), pero la relación de causalidad, no se pudo establecer en forma cierta. El Adenovirus es un virus común en niños, y está entre los que causa el resfrío y síntomas tipo gastroenteritis.

En 2 reportes del NEJM publicados días previos (5,6), uno de Estados Unidos y otro británico, reportaron la presencia de Adenovirus 41 en la mayoría de los pacientes.

Lo nuevo: ¿Qué encontraron los científicos?

Luego de distintas pruebas genéticas, encontraron otro virus implicado, que no había sido considerado al inicio de estas.

En efecto, 2 estudios independientes del Reino Unido, a la espera de revisión por pares, encontraron en la sangre y en células del hígado de los niños afectados, material genético del Virus asociado al Adenovirus 2 (AAV2, adenovirus associated virus 2): 24 de los 25 niños estudiados dieron positivos para AAV2. En forma contraria, casi ninguno de los niños de grupo control sin hepatitis dio positivo para AAV2.

Este virus requiere, para replicar y poder generar una infección, de otros virus que le hacen de «helper» o de facilitadores. Generalmente estos virus colaboradores son los adenovirus C y F, o alguno de la familia herpesvirus, como el Herpes Virus Humano 6 B (HHV6B)

Buscaron si había un virus nuevo relacionado, distinto al adenovirus 41. Usaron, en muestras de tejido hepático y de sangre, pruebas de secuenciación genética para identificar entre más de 200 familias distintas de virus.

Así surge el AAV2: su material genético estuvo presente todas las muestras de hígado y sangre de los 9 niños analizados de Escocia, en un trabajo, y en 15 de los 16 niños de casos separados en el Reino Unido, en el otro trabajo.

En contraste, en casi ninguno de los 158 controles, que eran niños sanos, o con hepatitis por otras causas. se encontró este virus. Algunos pacientes también tenían el adenovirus 41, pero este también estuvo presente en los controles.

Los autores también descartaron una infección aguda por SARS-CoV-2, aunque varios de ellos habían tenido Covid-19 en el pasado.

Además, los niños con hepatitis aguda de origen desconocido y AAV2 positivo, tuvieron con mucha más frecuencia una mutación genética que hace que el sistema inmune genere una respuesta desmedida a la infección viral.

Ambos estudios encontraron, en 12 de 14 niños, una mutación específica en un tipo de gen HLA, que ayuda a montar la respuesta inmune. El alelo mutado fue el de HLA-DRB1 04:01, en el 89% de los pacientes. Este es muy común en los europeos del norte (presente en el 11% al 15% de los británicos), y se asocia a algunos trastornos autoinmunes. Es decir, en los niños afectados con hepatitis autoinmune de causa desconocida, la prevalencia de la mutación fue de 6 a 9 veces mayor.

No encontraron en las células hepáticas de los niños afectados proteínas o copias del virus AAV2, lo que sugiere que el daño puede haber sido por un mecanismo autoinmune, y no invasión viral directa.

Esto se basa por la presencia en varios niños, con la mutación en HLA, de un cuadro de gastroenteritis en las semanas previas a desarrollar la hepatitis. El rol del AAV2 en la hepatitis de origen desconocido sorprendió a la comunidad científica.

La pandemia también podría explicar en parte los casos de hepatitis de origen desconocido: los niños, que durante el aislamiento estuvieron en sus hogares, sin ir a clases, sin estar expuestos a la mayoría de los agentes infecciosos, y al levantar las restricciones de golpe, se exponen a un «cocktail» de distintos virus, en lugar de hacerlo gradualmente.

La situación actual en el Reino Unido

El número de casos de hepatitis aguda grave de origen desconocido en niños está cayendo, a los niveles basales. Lo mismo sucede en el mundo.

Estos datos que están a la espera de revisión por pares, podrían explicar en parte esta patología aguda grave en niños.

Sobre el autor

Ramiro Heredia

Ramiro Heredia

AUTOR

Médico especialista en Medicina Interna. MN 117882 – Egresado de la Universidad de Buenos Aires. Médico de Planta, División Urgencias – Hospital de Clínicas José de San Martín. Coordinador del módulo Clínico, Curso bienal de Emergentología – SAPUE.

Anuncian este espacio

Notas relacionadas

¿Buscás más contenido?

AUSPICIAN ESTE ESPACIO

Calendario

agosto 2022
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Pin It on Pinterest

Share This