Consumo de café y Taquiarritmias incidentales: comportamiento reportado, randomización mendeliana y sus interacciones

por | 16 Ago, 2021 | Cardiología | 0 Comentarios

6 minutos de lectura

252 vistas

Autores: Eun-jeong Kim, MD; Thomas J. Hoffmann, PhD; Gregory Nah, MA; Eric Vittinghoff, PhD; Francesca Delling, MD; Gregory M. Marcus, MD.
Revista: JAMA
Fecha de publicación: 19/7/2021

Este fue el primer estudio de cohorte prospectiva a gran escala en la que se observó, no sólo la ausencia de causalidad , sino incluso un menor riesgo de desarrollar arritmias en pacientes que consumen café de forma habitual.

Introducción, metodología y punto final primario

El siguiente estudio buscó evaluar si el consumo moderado y habitual de café se asocia a mayor riesgo de presentar arritmias y si esa asociación es influenciada por variantes genéticas que modifiquen el metabolismo de la cafeína.

Métodos:

Para el siguiente estudio se utilizó el UK Biobank, un estudio prospectivo que incluyó 502.543 pacientes que contestaron cuestionarios, se realizaron exámenes físicos y de laboratorio (que incluyó muestras biológicas) entre el 2006 y 2010 en el Reino Unido. Se incluyeron específicamente pacientes entre 40 y 69 años que residieron 40 km a la redonda de los centros involucrados.

La información respecto al consumo de café se obtuvo de cuestionarios que dividían a los pacientes en 8 categorías según la cantidad de tazas diarias: 0, menos de 1, 1,2,3, 4, 5, 6 o más. El punto final evaluado fue la incidencia de taquiarritmias entre 2006 y 2018. Se incluyeron: fibrilación auricular, taquicardia supraventricular, taquicardia ventricular, extrasístoles supra y ventriculares. Fueron excluidos aquellos pacientes que tuvieran alguno de estos diagnósticos previo al estudio.

Por otra parte, para el análisis de las variantes genéticas, se obtuvo ADN purificado de distintas muestras biológicas de las cuales se procedió a la genotipificación. Se construyó un score de riesgo poligénico que incluyó 7 variantes de la enzima CYP1A2, a cuya actividad está ligado el metabolismo de la cafeína. A mayor score, metabolismo más lento y menor consumo asociado de café.

Resultados

Del total de los pacientes incorporados en el UK Biobank 386.258 fueron elegibles para el análisis. De ellos 310.061 consumían café tradicional (no descafeinado).

Durante el seguimiento de 4.5 años se observaron 16.369 episodios de arritmias: 12.811 fibrilaciones auriculares, 1920 taquicardias supraventriculares, 96 extrasístoles ventriculares y 610 arritmias no especificadas. Luego de ajustar por múltiples factores: edad, sexo, raza, hipertensión, diabetes, dislipemia, enfermedad coronaria, valvular, cerebrovascular, vascular periférica, insuficiencia renal, actividad física, etc., el consumo de cada taza de café adicional se asoció a una disminución de un 3% de presentar una arritmia (hazard ratio 0,97; IC 0,96-0,98; P< 0,001).

En cuanto al análisis de cada arritmia de forma independiente, se observó que esta asociación era estadísticamente significativa para la fibrilación auricular y la taquicardia supraventricular, no así para la extrasistolia y la taquicardia ventricular. Finalmente, la randomización mendeliana tampoco mostró evidencias de que existiera un mayor riesgo de taquiarritmias asociadas al consumo de cafeína.

Comentarios

Este fue el primer estudio de cohorte prospectiva a gran escala en la que se observó, no sólo la ausencia de causalidad, sino incluso un menor riesgo de desarrollar arritmias en pacientes que consumen café de forma habitual. Tampoco se observó que diferencias genéticamente determinadas en el metabolismo de la cafeína se asociaron a un mayor riesgo de sufrir taquiarritmias, especialmente fibrilación auricular (FA) y taquicardia supraventricular.

Lo cierto es que la evidencia sobre la cual se basa la sugerencia de evitar el consumo de cafeína es bastante pobre: estudios observacionales y con pocos pacientes. Por el contrario, un estudio danés más reciente mostró que el consumo de café (frente al no consumo), se asociaba de manera inversa a la incidencia de FA. Incluso, han sido descriptos efectos beneficiosos del café como la reducción del cáncer, diabetes, enfermedad cardiovascular, y hasta mortalidad por cualquier causa.

La mayoría de la evidencia proviene de datos de consumo reportados por el mismo paciente y no de una intervención en el marco de un estudio randomizado. Por lo tanto, el mismo puede estar sujeto a otros confundidores. En este sentido, la utilización de técnicas como la randomización mendeliana puede ayudar a disminuir el error: la identificación de alelos presentes en variables genéticas comunes que se asocian al factor de estudio (consumo de café) y que por ser heredadas no estarían influenciadas por otras circunstancias más que las las propiedades de randomización inherentes a la propia meiosis .

Como se dijo, este estudio no muestra evidencias de que exista una asociación entre la herencia de variantes asociadas a mayor o menor consumo de café y el desarrollo posterior de taquiarritmias. Este estudio también presenta importantes limitaciones . En primer término el que no sea un estudio randomizado . Como en los anteriores trabajos, los datos provienen de lo reportado por los sujetos participantes. Por otra parte, la randomización mendeliana no está completamente exenta de desvíos y confundidores.

Sin embargo, nos presenta una calidad de evidencia claramente más sólida que la previa por su seguimiento prospectivo y el tamaño de la muestra. A luz de sus resultados, la prohibición del consumo de cafeína para disminuir el riesgo de arritmias no estaría justificada. En definitiva, esta probablemente sea una más de otras cuestiones que hemos tomado como verdades en nuestra práctica y que luego la evidencia nos permite al menos cuestionar.

AUSPICIAN ESTE ESPACIO

Encontrá más información!

Seguinos en Redes!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Novedades

Pin It on Pinterest

Share This